Skip to Content

En primera línea: Por qué involucrarse en política es algo buenoa

Blogs Harold Silverman, CIA, CRMA, QIAL, CPA Jan 12, 2022

Los auditores internos deben desarrollar perspicacia política para hacer que las cosas sucedan.

Comprender las estructuras de poder dentro de una organización es crucial para ser un auditor interno eficaz.

Numerosos líderes sugieren que involucrarse en la política de la oficina limitaría su carrera. Algunos incluso sugieren que participar en la política de la empresa afectaría su independencia como auditor y limitaría su capacidad para trabajar y actuar con objetividad.

 

El concepto de evitar la política me resultaba incómodo. Unos años antes de convertirme en auditor interno, ya tenía una doble especialización en ciencias políticas y economía, a nivel de pregrado, y había trabajado como pasante para un congresista en Washington D.C. Durante la orientación de mi pasantía, uno de los miembros más antiguo del personal me desafió a nombrar a todos los líderes a los que el congresista, nuestro jefe, les “quitaría la camiseta”. Este fue un ejercicio valioso para comprender la influencia, el poder y las relaciones, y me di cuenta de que estas características son lo más importante en la política. Fue un momento que me quedó grabado.

Ahora, como auditor interno, nunca he tenido el deseo de evitar la política en el lugar de trabajo o en la oficina. En su lugar, siempre he optado por participar conscientemente en la política de la organización. Eso puede sonar extraño, dado que el término "política" tiene una connotación tan negativa en nuestra sociedad actual. Sin embargo, comprender cómo "se hace que sucedan las cosas" y quién tiene el poder de influir en ellas en una organización, es crucial para poder tener un impacto positivo en la empresa.

Con demasiada frecuencia he visto a los auditores internos perder el tiempo tratando de influir en las personas que pueden tener títulos importantes, pero que en realidad tienen una influencia transversal limitada en la organización. Al mismo tiempo, fallan en construir y aprovechar las relaciones con los verdaderos intermediarios del poder, independientemente del título.

Una estrategia que aprendí en Washington provino de observar a cabilderos establecer relaciones cercanas con personas clave que contaban con el oído de un político. Los cabilderos rara vez comenzaron con los funcionarios electos. Dentro de las organizaciones, los líderes a menudo recurren a subordinados específicos para que les brinden orientación sobre temas que la auditoría interna les brinda. Si el auditor interno pasa por alto estos poderosos canales políticos, pierde la oportunidad de influir en el líder. En cambio, el auditor interno políticamente inteligente sabe con quién necesita relacionarse en la organización para garantizar que el líder con la máxima autoridad sea receptivo a sus ideas y recomendaciones.

Sabemos por el Marco Internacional para la Práctica Profesional, que la auditoría interna es una "actividad independiente y objetiva de aseguramiento y consulta, diseñada para agregar valor y mejorar las operaciones de una organización". Desafortunadamente, el simple hecho de identificar las observaciones reportables y ponerlas en un informe de auditoría no garantiza que tenga un impacto positivo o que se mejoren las operaciones de una organización.

Ser capaz de evaluar una organización y comprender realmente cómo funcionan las estructuras de poder escritas y no escritas es una competencia importante para los auditores internos. Sin tener relaciones sólidas y comprender dónde se encuentran el poder y la influencia dentro de una organización, es casi imposible impactar a una organización.

He tratado de combinar mi interés en el estudio de la política organizacional con mi conocimiento del estudio de la teoría de juegos, tal como lo aprendí en mis estudios de economía. La teoría de juegos es el estudio de cómo los actores racionales toman decisiones basadas en sus incentivos. Eso no quiere decir que todas las acciones realizadas por los líderes sean racionales, pero es un gran punto de partida. Cuando los auditores internos pueden combinar una comprensión del poder, la influencia y los incentivos individuales en toda la organización, estarán bien posicionados para aumentar la probabilidad de que se implementen las recomendaciones realizadas y se logre una mejora organizacional.

Por supuesto, ninguna cantidad de habilidades políticas puede compensar las deficiencias en las competencias necesarias para ser un auditor interno y cubiertas en el examen para la certificación de la CIA. Sin embargo, para maximizar su impacto positivo en una organización, los auditores internos deben aprovechar su perspicacia política.

En mi cargo actual en el IIA, trabajo todos los días con ejecutivos principales de auditoría. Tengo la oportunidad de intercambiar historias y escuchar cómo tienen un impacto positivo en sus organizaciones. Está claro que gran parte de su éxito proviene de su capacidad para trabajar dentro de los sistemas políticos de sus organizaciones.

Dicho esto, el desarrollo de la perspicacia política de uno no es algo que deba postergarse hasta llegar a etapas más avanzadas de una carrera en auditoría interna. Los líderes exitosos de auditoría interna no desarrollan estas habilidades cuando se convierten en líderes. Se convierten en líderes, en parte, porque han perfeccionado la capacidad de trabajar dentro de los sistemas políticos organizacionales.

 

Harold Silverman

CIA, CRMA, QIAL, CPA, es Director de membresía ejecutiva en el IIA.

 

Copyright © 2021 del The Institute of Internal Auditors, Inc. (“The IIA”). Todos los derechos reservados.

El permiso ha sido obtenido del propietario de los derechos de autor, The IIA, 1035 Greenwood Blvd, Suite 401, Lake Mary, FL 32746, USA.  Para publicar esta reproducción, la cual es la misma en todos los aspectos materiales al original salvo lo aprobado como modificación.

Harold Silverman, CIA, CRMA, QIAL, CPA

Harold Silverman is director Executive Membership at The IIA.